En Guayaquil hay más presencia de aves y otras especies

Pájaros conocidos popularmente como gorriones, garrapateros, negros finos (o chivillos), picaflores; variedad de palomas; diversidad de insectos y otras especies observan a diario residentes de urbanizaciones como las asentadas en la vía a la costa, en Los Ceibos y en otros sectores de la urbe.

Ambientalistas consultados dicen que aquello ocurre, a nivel mundial, por las restricciones que se han dado para evitar más contagios por el actual coronavirus y que incluyen limitaciones de circulación vehicular y de trabajo en fábricas y otros negocios.

Así, el confinamiento, el aislamiento o la cuarentena ha disminuido, sobre todo, los niveles de contaminación en el aire y un poco los acústicos.

Aquellas especies silvestres que han llegado a zonas urbanas han salido, por lo general, de los bosques protectores como Cerro Blanco, El Colorado, Cerro Azul, el de la Prosperina (que está en la Espol), entre otros, agrega Salgado, quien considera necesaria una ordenanza municipal de protección de especies silvestres y de árboles, como parte de las propuestas para que Guayaquil sea una ciudad sostenible, con bienestar sustentable en las áreas económicas, social y ecológica.

Agrega que Guayaquil y el país debe pensar también en una movilidad sostenible, como rutas de ciclovías organizadas y planificadas, que tengan corredores forestales (árboles que den sombra).

Los ambientalistas Eric Horstman, presidente de la Fundación Bio Educar, y Daniela Hill, directora de la Fundación Amiguitos del Océano, también coinciden en que el confinamiento por el COVID-19 ha sido positivo, por un lado, para la naturaleza porque le ha dado un respiro al bajar los niveles de contaminación del aire.

Pero ellos, al igual que Salgado, también ven como negativo el aumento de desechos como guantes plásticos y mascarillas, utilizados por la población como protección ante el contagio del coronavirus, que aparecen botados en manglares, en esteros, en las calles, en cunetas y en alcantarillas.

Los ambientalistas también sostienen que cuando se retomen las actividades (incluso con semáforo en verde) volverá la contaminación.

Lee más:

Radica en Reino Unido el museo marítimo más grande del mundo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: