Encuentran más de 100 sarcófagos en Egipto

Arqueólogos egipcios confirmaron hoy el hallazgo de un centenar de ataúdes con momias en la necrópolis de Saqqara, que perteneció a la primera capital del país fundada por el faraón Menes.


En el vetusto cementerio de Memphis, cuyas ruinas perduran aún, el ministro de Turismo y Antigüedades, Khaled El-Anany, explicó que se trata de féretros de unos dos mil 500 años, los cuales lograron perdurar en magníficas condiciones y sellados desde su inhumación.

Al igual que los 59 desenterrados en dicho paraje en meses previos, los cofres aún con llamativos colores, corresponden a la dinastía XXVI (Saíta) del período tardío, siglo VII a.n.e.

Junto a los sarcófagos que fueron extraídos de pozos de 12 metros de profundidad los investigadores descubrieron máscaras funerarias doradas y una colección de estatuas de madera de la deidad Ptah Sokar, además de amuletos.

Se trata sin dudas de una gran revelación pero no será la última, aseguró El-Anany.

Hemos desempolvado –dijo- solamente un pequeño porcentaje de las joyas ocultas en la necrópolis de Saqqara, donde sobresale la pirámide escalonada (primera de esas estructuras), es sólo el comienzo, insistió.

El 3 de octubre Egipto dio a conocer al mundo el descubrimiento de 59 ataúdes coloridos con los cadáveres momificados de igual número de personas, las cuales ocuparon altos cargos dentro de su sociedad, como el de sacerdote o escriba.

Asimismo localizaron una estatua de Nefertum, que en la cosmogonía de los antepasados representaba el nacimiento del sol y la perfección.

Los ataúdes rescatados de las profundidades serán expuestos en el Museo de El Cairo en la plaza Tahrir, en el Gran Museo Egipcio y en el de la Civilización Nacional, los dos últimos por inaugurarse.

Los féretros estaban bien sellados, sin reacción química, sin aire en el interior, por eso están en perfecto estado, aclaró el secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades, Mostafa Waziry.

Durante la exhibición de las reliquias, ante embajadores, la prensa local, televisoras foráneas y corresponsales extranjeros, científicos egipcios sometieron a una momia a una tomografía computarizada para determinar su edad y algunos indicios sobre la causa de su muerte.

Egipto mantuvo las excavaciones en medio de la pandemia de Covid-19, pero con pautas sanitarias como la reducción del número de integrantes en cada misión, la obligatoriedad de usar mascarillas y de desinfectar las herramientas, entre otras precauciones.

Además de Zoser, quien ordenó edificar la pirámide escalonada durante la tercera dinastía, otros 16 reyes construyeron estructuras similares en Saqqara.

Esos gobernantes agregaron monumentos funerarios privados al cementerio durante el período faraónico, puntualizó a Prensa Latina Mohamed Yosef, encargado de las excavaciones en dichos predios.

Las pesquisas comenzaron aquí en agosto y durarán hasta marzo, añadió.

Saqqara es un cementerio con cinco mil años de historia, tres mil de ellos dentro del período faraónico, posteriormente siguió con igual función hasta el siglo IV, comentó el especialista.

Yosef confía en que las futuras generaciones podrán sacar a la luz más evidencias de tiempos pretéritos por la riqueza del lugar, un relevante yacimiento arqueológico, manifestó.

Lee más:

Cusco comienza a revivir con la reapertura de Machu Picchu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: