Ballena azul tiene hasta dos latidos por minuto

Científicos de la Universidad de Stanford han hecho uso de un dispositivo, con una variedad de sensores electrónicos adherido a la aleta izquierda de la ballena, mediante cuatro ventosas con el objetivo de medir la frecuencia de este animal, considerado el más grande de la Tierra (y de toda la historia de nuestro planeta).


La primera grabación de la frecuencia cardiaca, es la primera de una ballena azul, con el estudió de los datos se ha podido deducir que el corazón de una ballena azul ya está trabajando al límite.

Este descubrimiento ayuda a explicar por qué ningún animal ha sido más grande que una ballena azul: la razón es que las necesidades de energía de un cuerpo más grande excederían lo que el corazón puede sostener.


En el momento en que la ballena se zambulló, su frecuencia cardiaca disminuyó, variando de cuatro a ocho latidos por minuto, con un mínimo registrado de dos latidos por minuto.


Al llegar al fondo de una inmersión por búsqueda de alimento, momento en que la ballena se lanzó y consumió presas, la frecuencia cardiaca creció aproximadamente 2,5 veces el mínimo.

La frecuencia cardiaca más alta, de 25 a 37 latidos por minuto, se presentó en la superficie, donde la ballena respiraba y restauraba sus niveles de oxígeno.

Más noticias:

Mexicanos crean piel de nopal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: